martes, 13 de agosto de 2019

"Sandokán" en Hughes


Néstor Marincovich "Sandokán",  en la Vuelta de Hughes de 1960
Era la quinta presentación del arrecifeño con la preparación de Bernardo Pérez.
Luego de casi cinco meses de inactividad, Marincovich estrenó en sus pagos la mecánica de su coterráneo. La rotura de dos neumáticos desmoronó un comienzo prometedor del nuevo conjunto. Abandonó en Rojas y ganó en 9 de Julio, confirmando que la performance inicial en Arrecifes, no había sido fruto de la casualidad.

Marincovich precede a Álzaga

Los números antes de Hughes
22.05.60: Arrecifes, 13°
26.06.60: Rojas, abandonó 
10.07.60: 9 de Julio, ganó
24.07.60: Sierras de Córdoba, abandonó

07.08.1960 - Vuelta de Hughes 604,5 Km.
Néstor Marincovich "Sandokán" - acompañante: Roberto Aguirre
Chevrolet - preparación: Bernardo Pérez.
Finalizó 4° (entre 71 participantes)
Ganó: Juan Gálvez (Ford) 3h.51m.50s a 156,444 Km/h.

Foto (historiatc.com.ar) 

lunes, 29 de julio de 2019

Marincovich, Estéfano y la nostalgia


.




El domingo 28 de julio, en el Costanero de Arrecifes pareció que el tiempo se había detenido. O que había retrocedido a través del Tunel…. Una Chevy roja y  un Falcon azul y amarillo giraban en la pista. Remembranzas de un tiempo: ni mejor, ni peor. Otro tiempo. Otro automovilismo.
Un amigo subió dos fotos en facebook con el título: “Cuarenta y cinco años después se volvieron a encontrar”. Una en blanco y negro con Carlos Marincovich y Nasif Estéfano dando cátedra de manejo en el semipermanente de Pergamino. Y otra, en colores, con Marincovich como protagonista y la impronta de Nasif, a través de Rosendo Godoy Frier, en Arrecifes.
Los autos no son los originales, pero fueron construidos con la misma pasión y con el mismo cariño que aquellos. El Falcon de Nasif es un homenaje permanente para el Califa Chico que pasea por todo el país el pergaminense Godoy Frier. La Chevy es el reconocimiento de Carlos Martín Marincovich a la trayectoria deportiva de su padre. Son dos autos que representan a dos de las marcas tradicionales del TC, que despiertan emociones y fanatismos, entre sus simpatizantes. 
Carlos Marincovich, orgulloso con su nuevo chiche y con la emoción de manejar la obra de su hijo, miraba con nostalgia el Falcon de Rosendo
Tal vez, por un momento, creyó ver bajar a Nasif del Falcon y pensó que lo de la curva de Aimogasta había sido un mal sueño…


Fotos (en blanco y negro) de historiadeltc.com.ar y en colores, de Vitto Carri. 

miércoles, 1 de mayo de 2019

Pairetti aceleró de movida

Carlos Pairetti debutó en Turismo Carretera el 25 de marzo de 1962 en la I Vuelta de Pergamino. Carrera que consagró la primera victoria de los hermanos Saigós. La llovizna que mortificó el andar de los participantes en el comienzo, no fue impedimento para que Il matto se hiciera notar. Llegó a encabezar la clasificación por tiempo neto y luego se mantuvo en los puestos de vanguardia, hasta que un caño de aceite lo retrasó sobre el final. Arribó 10°. Posición nada despreciable para un debutante. Para obtener esa performance contó con un Chevrolet veloz. El auto que había pertenecido a  Néstor Marincovich y preparaba Bernardo Perez.
21 días más tarde, la segunda presentación de Pairetti fue en la XIII edición Mar y Sierras, también sobre caminos pavimentados. Igual que en Pergamino el promedio fue alto, superó los 190 km/h. Y  otra vez el nobel piloto se destacó. Arribó 7°, pese a que perdió tiempo en la detención para cargar nafta. El motor se paró y los colaboradores del arrecifeño tuvieron que empujar el Chevrolet varios metros hasta ponerlo nuevamente en marcha.
Hombres de la talla de Menditeguy, Meunier, Farabollini, Saigós, entre otros, jerarquizaron la actuación de Pairetti, quien en la butaca derecha contaba con la veteranía y sapiencia de Roberto Aguirre. El Ñato había sido acompañante de  Néstor Marincovich (Sandokán).
Luego de poco más de 813 kilómetros, Carlos Menditeguy superó a Meunier por 32s4/10, en tanto que Jorge Farabollini alcanzaba la tercera posición y Ernesto Petrini el cuarto puesto. Ajustadísima fue la definición del quinto lugar: Anibal Muñoz, Carmelo Galbato y Carlos Pairetti arribaron separados por 16s8/10, entre sí.  El arrecifeño demostró que no le temblaba el pie a la hora de acelerar. Y así sería durante toda su trayectoria, en cualquiera de las categorías en las que participó. Tanto en el orden nacional como internacional.

Datos estadísticos
15 de abril de 1962 - XIII Premio Mar y Sierras, 813,350 km-
1. Carlos Menditeguy (Ford) 4h14m49s4 a 191,551 km/h.
2. Ángel Meunier (Chevrolet) a 32s4
3. Jorge Farabollini (Ford) a 3m06s2
4. Ernesto Petrini (Ford) a 6m32s6
5. Anibal Muñoz (Ford) a 7m27s6
6. Carmelo Galbato (Ford) 7m33s8
7. Carlos Pairetti (Chevrolet) 7m44s4
8. Bautista Larriestra (Ford) a 9m51s2
9. Antonio Bertolotto (Ford) 10m10s6
10. Armando J. Ríos (Chevrolet) a 10m40s8
Completaron los 16 arribos
11. Santiago Luján Saigos (Ford); 12. Críspulo Villanueva (Ford); 13. Miguel A. Jantus (Ford); 14. Diógenes de Urquiza (Ford); 15. José Ingaramo (Ford);  16. Joaquín Daponte (Ford).
De los 36 participantes que iniciaron la prueba, 16 (44%) llegaron al final.


Fotos (historiadeltc.com.ar)

El 36 de Pairetti, el 8 de Menditeguy, el 11 de Meunier
el 6 de Farabollini y el 56 de Pairetti (debut en Pergamino).

martes, 5 de marzo de 2019

Cuando "El Gráfico" (Carozzo) voló con Luis Di Palma

Febrero de 1973, el periodista Roberto Carozzo, de El Gráfico, voló con Luis Di Palma durante parte del desarrollo de la IV Vuelta de Chivilcoy. Fecha que inauguraba la temporada de TC. Transcribimos el relato del periodista (en el número 2786 de la popular revista) sobre aquel vuelo:

“Luis Di Palma en los comandos, Carlos Pairetti como copiloto con la tabla de cronómetros en mano. Nuestro fotógrafo (Maffuche) y yo de pasajeros. en el Aeroclub de 25 de Mayo habían quedado Garcia Veiga y Carlos Pontacuarto (hombre de confianza de Di Palma Competición). Éramos invitados en el Beechcraft Bonanza de Luis, habíamos quedado en encontrarnos el domingo, antes de la carrera, para hacer una vuelta desde el aire y el hombre es de una sola palabra....
Decidimos enganchar la carrera barriendo desde el décimo lugar en la ruta, de ese modo fuimos encontrando a Adrian Villegas, un poco más adelante a Carlos Tartara y Emilio Parisi. Los tres ya habían sido superados por el Dodge de los "Hermanos Suarez", que se mostraba velocísimo ya por esos primeros tramos de carrera. Por el ritmo era un hecho que poco tardaría en alcanzar a los dos autos que se desplazaban inmediatamente adelante, los de Eduardo Giordano y Jorge Martinez Boero.
 "Más adelante, Rody Marincovich descontaba los 10 segundos de largada con respecto de su primo Carlos y lo pasaba. El oficio del "ruso" se hizo ver en la maniobra de enganche para la chupada, medición perfecta de tres dimensiones: tiempo, avance y desplazamiento lateral. Su trompa casi roza la cola del Chevy blanco, que comienza a alejarse pero no va más allá de los 15 metros.....Luis y Carlos afirman que a esa distancia ya la "chupada" es efectiva.
"Y el Chevy rojo de Carlos comienza a acercarse al de Rody.
El trencito de los primos tiene ahora más ritmo. Es impresionante el modo en que se acercan a otro equipo "ferroviario", el de los hermanos Iglesias. Los de Pergamino se recuestan sobre la derecha y los de Arrecifes pasan pitando y sin dar tiempo para el enganche.
Más allá, en la punta se desplazan "Pirin" Gradassi y Nasif Estefano, cambiando de posiciones, empujándose......A pesar de todo no es suficiente para conservar la punta por tiempo neto.
Rody es más rápido. Di Palma baja con el avión y Pairetti le hace señas de que va primero, un pulgar en alto y una sonrisa es la respuesta. Teniendo a la vista a los dos Ford oficiales, a poco menos de 3 kilómetros de diferencia, el primo menor debe imaginarse de que las cosas vienen bien. Detrás de ellos, en la curva de 90º anterior a la rotonda de 25 de Mayo, uno de los hermanos Iglesias casi llega a pegar con el guard-rail, se pone feo al pegar un salto en la banquina, lo pelea y lo devuelve al camino. Por Araujo un tren detiene su marcha y el maquinista ve pasar a los de Pergamino con Octavio Suarez pegado al "trencito". En la curva de Bragado el de Lanús ya está adelante. Volamos con él.
El viento está de tres cuartos de cola. El primer kilómetro lo pasa en 15 segundos, el siguiente en 14.8, el otro en 14.6.... Así hasta llegar a increíbles 14.4 que traducidos son 249.984 Km/h. Indudablemente, la mecánica de Zarzoso es la más fuerte de esta primera vuelta.
Rody cierra como puntero pero ha tirado junto con Carlos. Nasif está a décimas de segundo, pero ha viajado chupado desde el primer kilómetro con Pirín....... Octavio Suarez ha cubierto los primeros 128.727 kilómetros en absoluta soledad, tirando solo, pasando autos con tanta diferencia de velocidad que el enganche se hacía imposible y sólo un parpadeo lo separa del primer puesto.
Vamos en busca del Aeroclub de 25 de Mayo con dos dudas respecto a lo que está sucediendo allá abajo. En la frenada de Bragado, Nasif le sacó a Gradassi 150 metros largos...... Algo no anda del todo bien. Aterrizamos, mientras vamos hacia la rotonda de acceso, la carrera pasa nuevamente por 25 de Mayo, Luis vuelve a levantar vuelo, ahora la tripulación es toda de Arrecifes. Van en busca de los autos para cronometrarlos en la recta de Bragado a Chivilcoy. Nosotros esperamos desde abajo la tercera pasada.”

Estadística
IV Vuelta de Chivilcoy – 4 vueltas a un circuito carretero de 128,727 km = 514,908 km.
1. Héctor Luis Gradassi (Ford Falcon) 2h18m12s a 223,549 km/h; 2.Rodolfo Marincovich (Chevy coupé) a 38s3; 3. “Hnos Suárez” (Dodge Polara) a 2m15s2; 4. Juan Carlos Iglesias (Ford Falcon) a 6m23s4; 5. Críspulo Villanueva (Torino) a 13m52s. 6. Carlos Marincovich (Chevy coupé); 7. Humberto Dana (Ford Falcon); 8. Eduardo Sáen (Ford Falcon); 9. Raúl Libera (Dodge coupé); 10. Orestes Argaña (Torino). Con 3 vueltas: 11. Nasif Estéfano (Ford Falcon); 12. Juan C. Pavesi (Torino); 13. Carlos Vittor (Torino) y 14. Domingo Novisky (Torino). Récord de vuelta: Estéfano y Gradassi, en la 2a, 33m29s8 a 230,579 km/h. Largaron: 48 autos. Por Arrecifes: Rodolfo y Carlos Marincovich y Héctor Ríos (abandonó).

Fotografías y fuente consultada: www.historiadeltc.com.ar



jueves, 17 de enero de 2019

Una foto, una historia...


Dos autos casi a la par. La fotografía parece de una carrera en circuito

                 Sin embargo, la escena corresponde a una competencia  en ruta, la I Vuelta de Arrecifes. Dos Chevrolet en acción. El n° 10, de Marcos Ciani, representante de Venado Tuerto. A la izquierda el 6, de Néstor Marincovich, piloto local ese fin de semana.  

El venadense supera al de Arrecifes antes de enfrentar la curva a la izquierda. Curva de baja velocidad, lugar ideal para la ubicación de los auxilios. Amerita esta afirmación el aro que cae entre los dos autos. Cabe preguntarse si fue arrojado por Santiago Kovacevich, acompañante de Ciani. En el auto de Marincovich asoma el brazo derecho de Roberto Aguirre buscando el aro con la información correspondiente.  Entre la muchedumbre se ve un agente de policía, privilegiado espectador de la prueba.

Por otra parte, la foto nos permite observar los primeros esbozos aerodinámicos.  Eran tiempos en los que respetando las medidas del reglamento, se trabajaba con libertad de diseños. El auto de Marincovich tiene el techo aplanado, el de Ciani conserva las curvaturas originales. Las trompas se parecen y los guardabarros tienen diseños diferentes. Uno, con los faroles incorporados. En el otro están abajo, con un ligero paragolpes. Los dos autos acaparan la mirada del público, por lo tanto, se deduce que habría un intervalo hasta la llegada de otros protagonistas…

Luego de 559,750 kilómetros, Marcos Ciani finalizó 3° y Néstor Marincovich, 4° y primero en “no ganadores”. Fue el 31 de mayo de 1959.

viernes, 11 de enero de 2019

Los Gámbaro














Tito (Ernesto) y Vicente Gámbaro eran dos hermanos unidos por la misma pasión: el automovilismo deportivo
Trabajaron incansablemente desde el tractor, la motoniveladora, el regador o desde el lugar donde hiciera falta su colaboración.

Cuando el circuito era de tierra y el clima no acompañaba, eran los primeros en embarrarse,  para sacar el agua. Además, toda la sombra que hoy se disfruta en "el Costanero” fue producto del artesanal trabajo de Tito, que llevaba en su camioneta el agua en baldes  de 20 litros, para regar los árboles que consiguió Antonio Zavala (el Vasco de L.V.A).

Los Gámbaro no tenían pereza para viajar en camión, colectivo o cualquier medio de trasporte que los acercara a algún circuito, sin importar cuán distante estuviera de Arrecifes.
Tito era el de las frase ingeniosas: “me gusta la Limitada Santafesina porque ahí los autos vienen uno detrás de otro, como haciendo ñoquis” o aquella: “Parece la pata, que saca a pasear a los patitos”, refiriéndose a una carrera donde no existieron los sobrepasos y terminaron como largaron. También fue interlocutor válido de periodistas de la talla de Alberto Salotto, Miguel Ángel Merlo y Alfredo Parga.

Tito y Vicente Gámbaro dedicaron muchas horas de su vida al club de sus amores:  Ford T Club Arrecifes (1).
Por eso, en ellos, deautosmotivo quiere realizar un reconocimiento a todos los “Gámbaro” que en sus Clubes han sido, son y serán como ellos: cultores del bajo perfil y esforzados trabajadores.


(1) actual Arrecifes Automóvil Club





Foto: Vicente junto al Ford de Oscar Gálvez, 1961
Circuito "Costanero" 1 y 2
Tito (segundo de la izquierda) y el equipo de Carlos Marincovich, 1964