viernes, 6 de diciembre de 2013

Pairetti: "A todo, o nada..."


En el mediodía del sábado 7 de diciembre de 1963 Arrecifes se convulsionaba. El Chevrolet N° 4 tripulado por Carlos Pairetti-Rubén Aeid recibía el banderazo final del Gran Premio Argentino Turismo Carretera. 
Cinco etapas y 3.854 kilómetros recorridos en una semana habían quedado atrás. Sólo 20, de los 99 protagonistas que largaron, completaron el total de la carrera. Menditeguy largó la última etapa (La Falda-Arrecifes, 766  km) con poco más de 16 minutos a su favor sobre Il Matto. En condiciones normales, indescontables. Primero, una falla eléctrica demoró el andar del Ford de Charlie, luego el motor quebró todas las ilusiones definitivamente.


En el parque cerrado, ubicado en las instalaciones del Aero Club Arrecifes, se percibían dos sensaciones opuestas: toda la alegría de Pairetti y su gente. Toda la desazón de Carlos Menditeguy y de su fiel acompañante: el Negro Linares.
Aquel abandono, tan cerca de la meta, motivó la famosa frase de Menditeguy a su acompañante: "¡Quémelo Linares!"

“Cuando nos enteramos que Menditeguy se detuvo, por primera vez, -aparentemente por una falla en el distribuidor- el avión que nos seguía comenzó a hacernos señas de los minutos que descontábamos. Entonces, le dije al Turco (Aeid) ¡Ahora o nunca!... y entré a darle con todo al Chevrolet…”, recuerda Pairetti –ahora en la comodidad de su oficina en Arrecifes. Lejos-en años- de aquel momento imborrable- y agrega:  “Por Pergamino, casi no había diferencias. Creo que ya estábamos primeros”.


Quien esto escribe recuerda cómo dobló el  arrecifeño en la segunda curva de Todd, dejando atrás esa localidad. El auto tocó la tierra por la banquina interna y volvió a pisar tierra en la banquina externa. No alcanzaba el ancho del pavimento. Fue a “todo o nada”. Faltaban menos de 10 kilómetros para el final. Aeid sacaba su brazo derecho en alto para agradecer los saludos. El Chevrolet azul y blanco era una exhalación…


Los 10 primeros de la clasificación general

1. Carlos Pairetti (Chevrolet) 25h53m07s3 a 147,342 km/h.
2. Manuel Mantinián (Chevrolet) 27h13m59s
3. Armando J. Ríos (Chevrolet) 27h48m27s
4. Raimundo Caparrós (Chevrolet)
5. Cesáreo Castaño (Chevrolet)
6. Juan Manuel Bordeu (Chevrolet)
7. Norberto Polinori (Chevrolet)
8. Oscar Tejerina (Chevrolet)
9. Adolfo Sogoló (Ford)
10. Oscar Alfredo Gálvez (Ford)

El Chevrolet vencedor reposa en el parque cerrado final rodeado de amigos arrecifeños. En el extremo derecho de la foto: Carlos Marincovich. Faltaban unos meses para que el Ruso debutara en el automovilismo.

Fotos:historiatc.com.ar y del autor.

lunes, 2 de diciembre de 2013

¡Colorado el 505!

Tituló El Gráfico sobre el triunfo de Rodolfo de Alzaga en la Mar y Sierras de Turismo de 1963.
“El rojo Alfa Sprint conducido por Alzaga anduvo casi toda la mañana sobre los 200 km por hora –no era para menos- y empleó el menor tiempo total en una Mar y Sierras de gran éxito.”
Rodolfo de Álzaga hizo una declaración innecesaria: “El auto es un balazo”. Desde hace un tiempo los técnicos de Vianini Argentina S. A., con la inestimable colaboración de Carlo Facetti, consiguieron armar bien el Alfa Romeo Sprint 2.6. Y desde ese momento Alzaga –su piloto habitual- se encargó de proporcionar asombro en cada intervención, ya fuera en montaña o en el llano. El espléndido circuito Mar y Sierras lo vio transitar fugazmente esta vez con un acompañante insólito: Eduardo Casá, quien ahora sabe por propia experiencia cómo se siente el que viaja al lado del piloto sin un volante para agarrarse. Alzaga también le agradeció públicamente a Casá haberle tenido confianza, pero el riesgo no fue tan grande: Alzaga conduciendo, como algunos otros, es un seguro de vida. Escribió Juan Carlos Pérez Loizeau.
“(…) A pesar de desbandar tres cubiertas y quedar sin repuesto con el consiguiente riesgo, Alzaga empleó el menor tiempo total a un promedio muy alto, hasta que disminuyó el tren de marcha por la circunstancia antedicha. Si en algunos tramos viajó a 240 km por hora con viento a favor –su promedio por Juárez era de 201,050 km-, anduvo durante casi 200 km a sólo 120 km por hora, lo que pese a no poner en peligro su primer puesto bajó el promedio general a 176,573 km por hora.
El recorrido de la Mar y Sierras fue de 599,730 km. Largaron 142, de los 176 anotados.
En la categoría “A” ganó José Calduch (De Carlo), a 139,011 km/h, seguido por Julián Ulibarri (De Carlo) y Roberto Galluzzi (NSU Sport Prinz).
Antonio Saccomano (Lancia Appia) se adjudicó la categoría “B”, a 143,427 km/h, escoltado por Manuel Calviño (DKW).
En la “D” el triunfo fue para Andrea Vianini (Alfa Romeo Giulia 1.6), a 163,847 km/h, segundo –y primero en el cotejo entre las máquinas de producción nacional- resultó Ernesto Santamarina (Peugeot 403). Tercero arribó Nasif Estéfano (Alfa Giulia 1.6) y cuarto Jorge Cupeiro (Fiat 1500).

Apostillas
Pedro Sancha finalizó segundo de Alzaga en la categoría “E”.
Abandonos: Juan Carlos Perkins, Eduardo Boyadjian, Miguel Ángel Galluzzi y Vicente Formisano, entre las deserciones más importantes.

lunes, 18 de noviembre de 2013

Marincovich y el Chevytú

 Si bien fueron pocas las carreras de Carlos Marincovich con el Chevytú de Froilán González, sus participaciones no pasaron inadvertidas.
La primera vez que el Ruso se sentó en el auto de Pepe fue para reemplazar a Jorge Cupeiro. El piloto titular del Chevytú viajó a Europa para correr en el equipo de Fórmula 3 de la revista Automundo. Marincovich no desaprovechó la oportunidad: ganó las pruebas de clasificación, la serie, la final y estableció el récord de vuelta, para el circuito n° 1 del autódromo de Buenos Aires. 
Una semana más tarde, en el mismo escenario, Sandy volvió a ser el más rápido en clasificación –mejoró 1s7/10 su registro anterior-, abandonó en la serie, pero ganó el repechaje y terminó segundo de Carlos Loeffel en la final, a pesar de una detención en boxes, para revisar la suspensión delantera. El mismo inconveniente de la serie. Dos carreras, dos podios. Seguirá Santa Fe, primera carrera en ruta del flamante conjunto que  terminó en abandono.
Casi  dos años después, Marincovich se reencontró con el auto que le dio su primera victoria en Turismo Carretera. Otra vez en el autódromo de Buenos Aires. Ahora, en el Premio Inauguración de la temporada ’68. El Chevytú presentaba modificaciones en su carrocería en búsqueda de una mejor performance. Clasificó atrás, pero en carrera llegó a marchar tercero, hasta que pocas vueltas antes del final el motor quebró las ilusiones de un nuevo podio.
Sin embargo, el 28 de abril, terminaba tercero en la trágica Balcarce-Lobería que enlutó el deporte motor: Jorge Kissling, Enrique Duplan, Segundo Taraborelli, Hugo Bonavento, Rubén Barra, los apellidos de pilotos y acompañantes inmolados. Más tres espectadores. 
La última participación de Carlos Marincovich con el Chevytú fue el 5 de mayo en los 500 Kilómetros YPF, carrera sin puntos, en el autódromo de Buenos Aires. Luego de una clasificación complicada, piloto y auto tuvieron la titánica tarea de recuperar posiciones desde los puestos de retaguardia. Pero el cigüeñal les jugó una mala pasada y abandonaron cuando ocupaban la tercera posición. 
Marincovich se lamenta ante Froilán. El cigüeñal no aguantó el esfuerzo

Fue la última vez que Marincovich condujo el Chevytú. A partir de entonces, siguieron por caminos diferentes, pero en seis carreras el vínculo dejó  su impronta en Turismo Carretera. 

Números
28.04.66-Autódromo de Buenos Aires: 1°
08.05.66-Autódromo de Buenos Aires: 2° (1)
15.05.66-Santa Fe: abandonó.
10.03.68-Autódromo de Buenos Aires: 12°, a 9 vueltas.
28.04.68-Balcarce-Lobería: 3°
05.05.68-Autódromo de Buenos Aires: abandonó.

Fotos: historiatc.com.ar

miércoles, 23 de octubre de 2013

Álzaga en Arrecifes

Rodolfo de Álzaga corrió cinco, de las diez ediciones de la Vuelta de Arrecifes. Su primera participación fue en 1959, acompañado por Domingo Colanero, y resultó su mejor clasificación en tierras arrecifeñas: 2° -a 11 segundos- de Carlos Menditeguy
Además, se quedó con el récord de vuelta,  en la última, con un registro de 40m42s a 165,036 km/h. Al culminar la temporada, Álzaga obtenía el campeonato de Turismo Carretera  interrumpiendo la seguidilla de títulos de los Gálvez (Juan y Oscar).


Un año más tarde, finalizaba 5° y también completaba las ediciones del ’61 -6°- y 62 -8°-.



Reapareció con un  6° puesto en el ‘64. El día que Luis Di Palma sorprendió a la cátedra con su triunfo de local y 19 años de edad.  En la foto, Álzaga precede a Di Palma.
La  última participación de Álzaga en la Vuelta de Arrecifes fue en 1965. Corrió con un Falcon del equipo oficial y arribó 6°. 
El periodista Juan Carlos Pérez Loizeau ,en El Gráfico, bajo el título: “Tatay Show” así describió su paso por el mitológico puente: 
“(…) La aparición de Álzaga –estrella del momento- motivó los primeros entusiasmos importantes -dobló por el riel y siguió dejando comentarios de admiración-“. 

Fotos: historiatc.com.ar

jueves, 10 de octubre de 2013

Trotta, en los ´60


Dante Trotta “negocia” una curva en tierra arrecifeña. El piloto de Pergamino gira a la derecha. Atrás, cerca del alambrado, un puñado de espectadores y el policía disfrutan la maniobra.

El farol izquierdo ha perdido la vertical y enfoca el piso. Sobre el capot, el Ford N° 4 luce una cinta con los colores patrios. Se corría en la semana de mayo. La rueda delantera derecha deja al descubierto la campana de frenos y la izquierda levanta tierra.

Pocho Rondelli, desde la butaca derecha, privilegiado espectador de la campestre mañanita de TC. Sobre el techo escrito el nombre del “pago chico” y abajo, en el parabrisas derecho, el número de orden para las pruebas de clasificación del sábado.

La buena tarea del piloto pergaminense se cortó abruptamente luego de completar el cuarto giro –de cinco- por insalvables problemas mecánicos. Precisamente, al cierre de la cuarta vuelta, Trotta ocupaba el cuarto lugar, detrás de Juan Gálvez, Emiliozzi, Farabollini y delante de Villanueva.


En esta otra instantánea, Trotta vuela en Chacabuco, carrera de No Ganadores, en la que finalizó 3°. Las dos carreras formaban parte del calendario de 1960.

Fotos: Fernando Maggi e historiatc.com.ar.

martes, 10 de septiembre de 2013

Sogoló, en Arrecifes


31 de mayo de 1959, Adolfo Sogoló detiene su marcha. Su acompañante, Carlos Fernández, abre la puerta del Ford N° 26, para recibir dos latas de combustible que acercan solícitos colaboradores.

La escena pertenece a la I Vuelta de Arrecifes. La foto de Salaberry muestra el paisaje: con los auxilios en pasos de ballet, el público arriba de los vehículos, privilegiados palcos a cielo abierto, y delante más gente, formando un cordón humano que pone límites a un camino mortificado por lluvias previas a la competencia.

Para Sogoló  Arrecifes significaba su tercera participación de la temporada. Antes, registraba un abandono, el 17 de enero en la Vuelta al Valle de Chubut, y un 17° puesto, en Mar y Sierras. En la primera edición de la carrera bonaerense, Sogoló arribó 8°, luego de 3h42m05s. Sin embargo, para él lo mejor del año estaba por venir: 2• de Oscar Gálvez en la IX Vuelta de Tres Arroyos, el 13 de setiembre.


Fotos: Fernando Maggi e historiadeltc.com.ar

sábado, 17 de agosto de 2013

El arcón de Beto


Un amigo (1), apasionado del automovilismo, ha guardado durante años estas reliquias de aquel TC de los '60.

En primer lugar, observamos el plano de la 11a Vuelta de Olavarría. En el mapa se detallan los lugares donde se instalarían los auxilios de Luis Di Palma: Ricardo Ordoñez, Pelusa (Rubén Scarafoni), encargado de entregar el aro con la información pertinente;  "Nafta Lois" (Oscar Lois -presidente de la peña "El Gato Negro", que patrocinaba a los pilotos arrecifeños).

Lista de inscriptos y orden de largada:

Luis Di Palma cumplió una notable actuación en Olavarría. Se retrasó -por un problema eléctrico en su Chevrolet- sobre el final de la carrera y arribó 7°, luego de haber ocupado el 2° lugar durante gran parte de la competencia.

Ahora, el turno de los mensajes (se entregaban a los acompañantes, atados a un aro de mimbre, en curvas lentas, generalmente de 90 grados o retomes). En este caso, información a Carlos Pairetti en la 10a Vuelta de Chacabuco (22 de julio de 1962). Al cerrar el primer circuito (149 km), Il matto marchaba primero. Un despiste en el tercero lo retrasó y finalizó 6°. 

Antológico: Sobre el margen derecho del mensaje se lee “Besos Pique” (encargado de la información). “Pique” es Mario Romeo Litardo –primo de Pairetti- que corrió en Turismo Mejorado,  con el seudónimo “Espartaco”.
En la foto de Armando Contreras, El Ñato Aguirre saludando en la curva de la Clida, camino a la primera victoria de Luis Di Palma en la 6ª Vuelta de Arrecifes (30.05.1964).

(1) Beto D´Ángelo, su documento de identidad se empecina en llamarle Alberto, es sobrino de Roberto Aguirre (El ñato). Su tío fue acompañante de Néstor Marincovich, Carlos Pairetti y Luis Di Palma. ¡Nada menos! La mamá de nuestro amigo Beto se encargaba de lavar la ropa del Ñato y él (de chiquilín) de guardar estos recuerdos.

lunes, 12 de agosto de 2013

Ganar en agosto...

Agosto, para el automovilismo arrecifeño es un mes con fechas importantes para recordar:




15.08.1937: Ángel Lo Valvo “Hipómenes” (Ford) gana el Gran Premio Argentino luego de 80h36m21s de carrera a 80,525 km/h. De tal manera, se convierte en el primer arrecifeño en ganar en Turismo Carretera Por su parte, Cástulo Hortal (Plymouth) arribaba en el 15° puesto, mientras que Julio Pérez (Chevrolet) abandonaba en la 4ª etapa.

18.08.1963: Carlos Pairetti (Chevrolet) logra su primera victoria en Turismo Carretera. Il matto ganó la Vuelta de Mar del Plata para "No Ganadores" a 200,660 km/h de promedio; superó a Mariano Calamante (Chevrolet), por 28s6/10.


30:08:1964: Luis Di Palma (Chevrolet) gana la III Vuelta de Salto. El 31 de mayo, en el mismo circuito -pero en sentido inverso- había alcanzado su primera victoria en la VI Vuelta de Arrecifes. 

30.08.1964: En Salto, debuta Carlos Oreste Marincovich (Chevrolet). El ruso utilizó el seudónimo “Sandokán II” en homenaje a su tío Néstor (Ganador de la Vuelta de 9 de Julio de 1960).

Fotos: historiatc.com.ar

martes, 30 de julio de 2013

Veinte años no es nada...

 …dice la letra del tango Volver (de Lepera). Por lo tanto, resulta interesante retrotraernos en el tiempo y recordar lo sucedido con los pilotos arrecifeños en julio de 1993.


Sábado 10: Norberto Fontana (Van Diemen RF 92) gana en Hockenheim, Alemania, 7ª fecha del campeonato Suizo de la Fórmula Ford 1600. Se adjudicó las pruebas de clasificación y marcó el récord de vuelta. De tal manera, Norberto tomaba revancha de su exclusión la semana anterior en Nürburgring -por pasar a otro competidor con bandera amarilla- en una carrera válida por el campeonato Alemán de la Fórmula Ford 1800.  

Domingo 11: Rubén Bulla  finaliza 12° en la 8ª fecha del campeonato de Turismo Carretera, en Rafaela. Bulla -corrió con la cupé Chevy de Tito Delconte- había finalizado 6° en pista, pero sufrió un recargo de 30 segundos “por no hacer la chicana”.  

Rubén Luis Di Palma (Torino) gana en el autódromo “Don Eduardo”, de las Parejas (Santa Fe) por la 7ª fecha de Supercart.. Era su segundo triunfo en el año. En tanto que sus hijos: Patricio (Chevrolet) y Marcos (Torino) arribaron 6° y 9° -respectivamente-. Otro arrecifeño, Néstor Puchik (Ford) finalizaba 13°. 
José Luis Di Palma abandona en el circuito callejero de Halifax, en la costa Este de Canadá, carrera presentación de la Fórmula 2 Británica.

Domingo 25: Noberto Fontana arriba 20° en la 8ª fecha del campeonato Suizo de la Fórmula Ford 1600, en la trepada de Ayent-Anzéres (Wallis-Suiza). Por malas condiciones climáticas se suspendió la segunda trepada.

José Luis Di Palma (Reynard 91 D Cosworth del equipo AJS) gana en Brands Hatch, sexta fecha de la Fórmula 2 Británica. “Di Palma festejó el primer impacto”, tituló Clarín. Primer triunfo de “Jose” en Europa en una competencia con puntos. Antes había ganado en Lotus-Opel, carrera fuera del campeonato de la categoría.


Fotos: del autor, www.historiadeltc.com.ar y www.lapaginadecharly.blogspot.com.

miércoles, 17 de julio de 2013

Estampas del '59

En la destemplada mañana del 31 de mayo de 1959, Carlos Menditeguy se prepara para largar la I Vuelta de Arrecifes. La mirada fija en la bandera argentina, en manos del director de la prueba: Jorge Buratovich. Asoma atrás de Menditeguy el número 2, de Luis Vázquez.

La foto refleja la expectación que provocaba la puesta en marcha de cada competencia. Autoridades de la prueba, periodistas y algunos "colados" rodeando los autos. Una persistente llovizna y un cielo gris enmarcaban la escena.

El múltiple deportista había establecido el mejor tiempo en las pruebas de clasificación, que se desarrollaron el sábado en el diminuto circuito de tierra compactada del Ford T Club Arrecifes. Menditeguy completó una vuelta (1.020 metros) en 42s6/10, a 86,2 km/h de promedio. Superó a Vázquez, por 4/10.
Ahora,  el turno del crédito local: Néstor Marincovich, acompañado por Roberto Aguirre, listos para salir a clasificar. Atrás, parecen querer empujar el auto Carlos Pairetti, integrante del equipo de auxilios de Marincovich, y Juan Miguel Casco. El piloto arrecifeño empató su tiempo (44s6/10) con Alberto Logulo. En el sorteo (1) el marplatense se quedó con el N° 5 y Marincovich con el 6. 

(1) El reglamento particular de la prueba establecía que: “(…) Si dos o más participantes emplean el mismo tiempo, se efectuará entre los mismos un sorteo para establecer el orden de largada (…)”.
Logulo en carrera. El piloto de Mar del Plata terminaría 6°.

Los cinco primeros de la carrera

1. Carlos Menditeguy (Ford) 3h29m5s8/10, a 160,6 km/h.
2. Rodolfo de Álzaga (Ford) 3h29m16s8/10
3. Marcos Ciani (Chevrolet) 3h31m53s
4. Néstor Marincovich (Chevrolet) 3h36m23s8/10
5. Dante Emiliozzi (Ford) 3h36m44s2/10

Fotos (agradecimientos a): Fernando Maggi, Gustavo Casco e historiadeltc.com.ar




miércoles, 3 de julio de 2013

Estampas de allá lejos y hace tiempo

Ernesto H. Blanco y su R.E.O "Grey Rock" de estilizadas líneas.

"Si algún corredor ha sido fiel a una marca, ese es Ernesto H. Blanco. Desde sus comienzos en el automovilismo deportivo utilizó máquinas de la misma fábrica. Ni los percances ni la mala suerte que durante tantos años le impidieron repetidas veces ocupar el lugar que le correspondía, indujéronlo a cambiar de coche para probar si cambiaba la suerte. Su constancia no quedó sin premio, ya que desde 1932 no compitió en carrera alguna, sin marcar velocidades y promedios que difícilmente podrán ser superados." (Del libro Historia de una pasión, de Alfredo Parga).

1939: Recibimiento a los corredores locales que cumplieron una destacadísima actuación en el "Gran Premio Internacional de Sur", luego  de recorrer 7.124 kilómetros, divididos en 11 etapas: 1° Ángel Lo Valvo-Antonio Spampinato (Ford), 2° Julio Pérez-Bernardo Pérez (Chevrolet), 10° Cástulo Hortal-Edison Hortal (Plymouth). De la revista “Automovilismo”.
1948: Boxes de una carrera de Fuerza Limitada en Salto: Nobel (Bolo) Hortal en el auto, con las antiparras en la mica y sin casco (todavía no era obligatorio). Su hermano Franklin (Petiso), Raúl Gattelet (padre) con overol blanco, un clásico de entonces. Atrás, (Poro) Bilbao (con sombrero) integrante de la barra del piloto arrecifeño. En un costado del auto la leyenda “Encho”, el recuerdo para su hermano (Edison) caído trágicamente en el Parque Independencia de Rosario, en 1947.

El agradecimiento a: Alfredo Pérez y Pedro Abarrategui por el material aportado. 

domingo, 16 de junio de 2013

Gracias ¡Pepe!


Nunca lo vi correr, pero desde chico me “empapé” de sus hazañas en el taller de mi viejo y de mis tíos. Sus famosos duelos mano a mano con Pián en los circuitos de tierra.

Mi papá recordaba la carrera de Junín, cuando se le saltaba un cambio, y con una mano sobre la palanca y la otra en el volante, superaba al Conejo de Las Rosas. Y, como si fuera poco, consiguieron  el primer podio completo para Arrecifes: usted y los hermanos NobelDarwin Hortal.

También recuerdo cuando nos contaba de la primera etapa de la carrera a Caracas, cuando rompió el diferencial de su Chevrolet: “Me llevó (Domingo) Candela sentado en el tanque de nafta hasta Salta para buscar un núcleo de diferencial en la agencia. Cuando volví Bernardo (Pérez) había desarmado todo y me esperaba sentado en una piedra…” , era un privilegio escucharlo.

Todo lo demás es historia conocida: su primer triunfo para la Scuderia Ferrari, el único argentino ganador en las 24 Horas de Le Mans, su aporte al Turismo Carretera con el Chevytú…  Entre otras tantas cosas…

Por eso, como arrecifeño entusiasta del automovilismo le digo –simplemente- Gracias ¡Pepe! Por llevar tanto el alto el nombre de nuestro querido “pueblo”: ARRECIFES.


foto: minuto.com

viernes, 14 de junio de 2013

Como en pista...



El Turismo Carretera supo ofrecer en ruta algunas acciones típicas de carreras de autódromos: un par de autos viajando en tándem. Por supuesto que, con mayor frecuencia, estas escenas aumentaron cuando los circuitos, denominados semipermanentes, redujeron su extensión. Por caso, el Triángulo Chico de Pergamino (9,332 kilómetros). En la primera imagen Rodolfo de Álzaga dobla delante de Luis Di Palma en la curva de la “Clida”. En la siguiente, sobre el puente del Río Arrecifes, el “Pibe” ya ha superado al niño “Rolo” y marcha camino a su primera victoria en la 6ª Vuelta de Arrecifes.

1971, en el Triángulo Chico de Pergamino doblan  Carlos Marincovich y Luis Di Palma. Derrape controlado y espectáculo para la tribuna. La gente de Torino feliz… El Ruso abandonaba y Luis terminará cuarto. 
Otra vez Pergamino,  en plena acción los Torinos de Eduardo Copello y Carlos Marincovich delante del Chevy de Marito García... (foto: Raúlq)

Fotos: historiatc.com.ar

jueves, 23 de mayo de 2013

El mayo arrecifeño

Di Palma, llena de asombro al automovilismo

Sin connotación política alguna con el  Mayo francés del ’68, el quinto mes del año resultó significativo para el automovilismo arrecifeño.  Seis, de las diez ediciones de la Vuelta de Arrecifes, se corrieron en mayo.
En 1959, Carlos Menditeguy (Ford) se adjudicó la primera edición. Aquel domingo 31, el múltiple deportista superó a Rodolfo de Álzaga (Ford) por 11 segundos. 
Un año más tarde, Juan Gálvez (Ford) dejaba atrás a los “Gringos” Emiliozzi (Ford) por 18 segundos; en otro final de “bandera verde”.
Menditeguy, el primero

El 27 de mayo de 1962 (4ª edición), Armando J. Ríos le daba la primera victoria a Chevrolet en el historial de la  carrera. El piloto de Necochea  contaba con el apoyo de Froilán González y preparación de Bernardo Pérez. Otro arrecifeño, Rubén Aeid, era su acompañante.

En 1964, Luis Di Palma (Chevrolet) –con 19 años- obtenía su primer triunfo y llenaba de asombro a todo el automovilismo. Carlos Pairetti (Chevrolet) finalizaba segundo y Arrecifes era una fiesta.

También en el ´65 se corrió en mayo. Esta vez fue el turno de Jorge Cupeiro con el “Chevytú” de Froilán González. Tras un paréntesis de ocho años la Vuelta retornó el 27 de mayo del ’73 con victoria de los “Hermanos Suárez” (Dodge). Sería el último mayo arrecifeño para el TC.

Ediciones de mayo31.05.59: Carlos Menditeguy (Ford), 160,621 km/h.
22.05.60: Juan Gálvez (Ford), 161,347 km/h.
27.05.62: Armando J. Ríos (Chevrolet), 176,649 km/h.
31.05.64: Luis Di Palma (Chevrolet), 180,522 km/h
30.05.65: Jorge Cupeiro (Chevytú), 184,719 km/h.
27.05.73: “Hermanos Suárez” (Dodge), 215,046 km/h (1)
(1) todo pavimento.
"Hnos Suárez", último ganador

 
Fotos: El Gráfico; historiatc.com.ar

miércoles, 15 de mayo de 2013

Postales del Rally de Argentina '84


Luis Di Palma - Néstor Straimel (Audi Quattro A2), la ilusión del binomio se fracturó en el enlace, por rotura de un rulemán del cigüeñal. El auto era uno de los mulettos del equipo y estaba muy "carrereado".

Viernes 27 de julio, control horario en Arrecifes del Rally de Argentina de 1984. Los participantes se dirigían en enlace desde Buenos Aires hasta Córdoba, epicentro de la competencia. “En ruta 8, frente al cartel de Bienvenidos, se realizará el Control de Sello y Hora de Paso a partir de las 0:32”, precisaba el semanario “Arrecifes”. Esa noche se volvió a vivir una jornada de gloria, como en las décadas del ’50 y 60 con el paso de los Grandes Premios: Standard y TC. Claro que en aquellos años los vehículos pasaban a plena velocidad.
El nro 3 de Recalde-del Buono (Audi Quattro A2),  terceros.
Abajo, el turno de Blomqvist-Cederberg (Audi Quattro A2), los ganadores.
Jorge Augé Bacque con el R12 de Corsa
                                               Soto-Christie, con R18, abandonaron.

Fotos: gentileza de Daniel García y "Cuna de Campeones", de Fernando Maggi.