miércoles, 28 de septiembre de 2016

Miguelito Escoda, con el 2CV y la guitarra en el GP del '66


Fue en el Gran Premio Internacional de Turismo Mejorado de 1966. Miguel Escoda, un personaje querible. De aquellos que uno piensa que de no haber nacido, habría que haberlo inventado, se anotó para correr en la categoría A (hasta 700 cc de cilindrada) con un Citroën 2CV.
Hasta allí, una historia como la de muchos participantes de aquellas carreras imborrables en la memoria de los aficionados del automovilismo de los ’60. Pero nuestro protagonista distaba de ser uno más.
Bohemio, amigo de la música, la noche, la mesa bien servida, el buen vino y los amigos. Miguel se preparó de manera muy especial para esta competencia. Llegó al parque cerrado con su Citroën Nº 36, Héctor Díaz, su acompañante, y su guitarra. Entre los amigos que se acercaron estaba un patriarca del folklore: Alberto Merlo. Y como si esto fuera poco, diría un vendedor ambulante, tenía el auspicio de la revista “Folklore”.
Sin embargo, en lo previo el piloto guitarrista rindió una prueba de suficiencia de manejo en el autódromo porteño: “Contra autos más ligeros. Allí me vio el ingeniero (Benjamín) Cavallin, ‘capo’ de Citroën Zepic (taller de Citroën Francia) y me pidió que se lo dejara preparar a los empleados y formamos una barra maravillosa. Todavía hoy soy amigo de Cavallin, que es quien le dibuja los planos de los helicópteros a Cicaré”, recuerda nuestro protagonista.
En el parque cerrado ayudamos a algunos amigos que tenían problemas con sus autos. Entre ellos a “Espartaco” –destaca Miguel-. El De Carlo no arrancaba por las bujías frías. Cuando lo pusieron en marcha, les dediqué un par de milongas de Alberto (Merlo), que me había ido a despedir.

En Carrera
En Pilar, junto a otros 330 binomios, se puso en marcha Miguel Escoda con su 2CV. Pero en Mariano Alfonso comenzaron los problemas: la bomba de nafta no funcionaba. “Decidimos poner el tanque de nafta arriba del techo, así la nafta bajaba por gravedad. Así llegamos hasta Colón, donde conseguimos y adaptamos una bomba de Peugeot. De allí en más, ‘pata a fondo’ hasta Carlos Paz”, explicó el piloto.
La empresa no fue fácil. Se había liberado el tránsito, por lo que los participantes retrasados tenían que sortear a todos los vehículos que circulaban por la ruta. Grande fue la sorpresa de Miguel y su acompañante cuando fueron superados por un ómnibus. “Nos pasó un Chevallier. Nosotros con los cinturones y con casco. La gente que viajaba en el colectivo nos saludaba. La suspensión neumática del Chevallier hacía fuff, fuff, fuff…”, recuerda sonriente el piloto del 2 CV.
Ernesto Sandonato y su aporte: “Si bien el control en Villa Carlos Paz –punto final de la primera etapa- aún estaba abierto, la alegría de Escoda y su acompañante pronto se transformó en tristeza ya que por unos minutos había expirado para ellos el tiempo máximo para clasificar. Mirá como seria el tema que un viejo batallador de nuestro automovilismo deportivo y también del motociclismo devenido en Comisario Deportivo, don Pedro Vaccario, a cargo de esa etapa llego a decirle ‘¡Qué lástima Escoda!’“

Cabalén
"Cuando salimos de Colón, solucionado el tema de la bomba y con el tanque de nafta en su lugar; a poco de andar nos pasa (Oscar) Cabalén con el Mustang, que andaba muy fuerte. El Citroen se 'bamboleó' y parecía que estaba parado...", otro jugoso comentario de Escoda. 

Hoy, con 78 “pirulos”, Miguel Escoda “felizmente jubilado”, aclara, vive en Pergamino. Disfruta de su familia y de los amigos y recuerda con mucho cariño su pasado arrecifeño y su estadía por Viña. Con tantos recuerdos a cuesta, no tiene tiempo para aburrirse. 



En la foto (arriba), de izquierda a derecha: Alberto Honegger (revista Folklore), Vallazza, Héctor Díaz, acompañante, Alberto Merlo y Miguel Escoda.

Foto (abajo): Froilán González y Miguel Escoda ¡Qué dúo! 

lunes, 5 de septiembre de 2016

Antes: Lizzi y Bulla. Ahora: Lizzi y Jakos


En 1971, El Gráfico publicó una nota sobre Arrecifes y el automovilismo y en ella destacaba al piloto más viejo y al más joven de la Cuna de Campeones.

"Sí. De los que están en actividad Orlando Raúl Lizzi y Marcelo Rubén Bulla ocupan las dos puntas de esta historia de fierros. Lizzi nació en Pergamino, 57 años atrás, pero hace 24 que reside en Arrecifes (...) Bulla nació en Arrecifes el 19 de diciembre de 1950 (...)".

El martes 30 de agosto, en el marco del homenaje a Juan Manuel Fangio, que se desarrolló en la Cámara de Senadores de la Provincia de Buenos Aires, Orlando Raúl Lizzi, con sus flamantes 102 años de edad, fue destacado como el piloto más longevo en actividad (participa en el Rally Histórico de Asociación Auto Clásica Pergamino) y el más joven, en esta oportunidad, fue el piloto de TC Pista Mouras Andrés Jakos (17 años), de la ciudad de Ramos Mejía.

Una pequeña historia, un gran protagonista.

En la primera foto (de izquierda a derecha): Josito Di Palma, Hugo Mazzacane, José María Traverso, Daniel Salvador (vicegobernador), Javier Olaeta (intendente de Arrecifes) y Orlando Raúl Lizzi.

Abajo: el joven Andrés Jako


Fotos: noticiasarrecifes.com.ar y campeonesnet.com.ar

miércoles, 17 de agosto de 2016

Norberto y "Bielita"

Una postal de Norberto Fontana, casi niño, acompañado por Bielita en los boxes del circuito Costanero de Arrecifes.

Bielita fue un perro callejero, como el de la canción de Alberto Cortez: "Aunque fue de todos, nunca tuvo dueño que condicionara su razón de ser. Libre como el viento era nuestro perro. Nuestro y de la calle que lo vio nacer...Su filosofía de la libertad fue ganar la suya sin atar a otros. Y sobre los otros no pasar jamás.... "

Pero Bielita tenía otra particularidad: acostumbraba visitar todos los talleres en los que se preparaba un auto de carrera. Y por si esto fuera poco, cuando escuchaba el ruido de un motor a pleno. Se acercaba a los escapes y acompañaba con firmes ladridos su ronco sonido. Bielita fue visita infaltable en el Costanero, no sólo los fines de semana de carreras, sino también durante las pruebas. 

En un momento de su vida Bielita acomodó sus huesos en el taller de Jorge Pérez, sobrino del legendario Bernardo. Sin embargo, para refrendar los versos de Cortez: “Libre como el viento era nuestro perro. Nuestro y de la calle que lo vio nacer...”, se marchó con los integrantes de una procesión hasta Luján. Desde allí, lo rescató Jorge hasta que Bielita marchó definitivamente tras la estela de algún auto que aceleraba en el cielo…

El agradecimiento a Fernando Maggi por la foto.

jueves, 14 de julio de 2016

Pepe González, de Arrecifes a Silverstone



El 14 de julio de 1951, la tradición automovilística de Arrecifes ganaba altura internacional con el triunfo de José Froilán González. El “Pepe”  arrecifeño, que se abrió paso en aquella Fuerza Limitada de los circuitos de tierra, ahora dictaba cátedra en Silverstone sobre una Ferrari del commendatore.    

Ya no era necesario esconder su nombre y apellido detrás de seudónimos como Canuto o Montemar. Atrás había quedado la oposición familiar a las travesuras automovilísticas del incorregible sobrino del infortunado Julio Pérez. El año ’51 arrancó de forma inmejorable para el “Cabezón de Arrecifes”. Dos triunfos en la Costanera con la Ferrari 166 c., sobre las Mercedes plateadas. El telegrama de felicitación del “viejo” Enzo y poco después otro telegrama a Nello Ugolini, pidiéndole que probara a Pepe sobre la Ferrari 375, en Reims. Froilán no defraudó al commendatore: estaba primero hasta que lo llamaron a boxes para ser reemplazado por Alberto Ascari, cuyo auto se había roto. Dos semanas más tarde, González le daba a Ferrari el primer triunfo en el Mundial de Conductores. Hoy, hace 65 años.

Con ojos arrecifeños
La victoria de Froilán además de elogiosos comentarios de la prensa mundial, también recibió los “mimos” del periodismo de su pueblo. Por ejemplo, en el periódico Arrecifes, del 20 de julio de 1951

 “Pepe González triunfó a lo campeón el 14, en Inglaterra”
  Y en su nota comentaba:  “JUSTAMENTE, fue un 14 de Julio, en el año 1789, en que por la decisión de un pueblo surgió a la luz del mundo, aquel axioma inmortal: ¡Libertad, Igualdad y Fraternidad! que había de darle a los hombres una personalidad en la vida. 
Y aunque parezca paradójico, ha sido en un 14 de Julio, también, en que el destino se puso de parte de José Froilán González, para hacer prevalecer aquella imagen de la libertad, que en igualdad de condiciones hace triunfar a los mejores. Y eso, amigos lectores, es lo que ha pasado el sábado 14 en Silverstone (Inglaterra), donde nuestro  muchacho, el popular cabezón José Froilán González, corriendo con libertad y en igualdad de máquinas tuvo el grandísimo honor de ser el campeón de la jornada batiendo todos los récords de la pista y superando a su propio maestro  y padrino, el vicecampeón mundial de automovilismo Juan Manuel Fangio.
Tenía que ser así, nosotros los arrecifeños, sabíamos de los quilates de Pepe González; sabíamos bien y lo dijimos muchas veces desde este periódico y a través de los comentarios microfónicos que lo que Pepe necesitaba era máquina y libertad para correr, que lo demás nos tenía sin cuidado, porque este artífice del volante lleva en la sangre el estigma del vértigo y en su espíritu la influencia de quienes adelantándosenos en el camino lo dieron todo por este terruño glorioso… y, a través de cada uno de sus latidos del corazón, encierra el palpitar emocionado de miles de corazones arrecifeños en los que Pepe ocupa desde hace mucho tiempo un pequeño y grande rinconcito.
Cuando su triunfo de Palermo, por dos veces consecutivas venciendo con su minúscula máquina a las poderosas Mercedes Benz, recién entonces los grandes del periodismo y de la radio comprendieron la grandeza de nuestro muchacho; después aquel segundo puesto detrás de Farina con un viejo <carretón>; luego aquella magnífica colocación que pudo significarle una victoria cuando dio su máquina a Ascari obsequiándole en bandeja servida un triunfo y, ahora, su triunfo inobjetable batiendo por primera vez a las poderosas Alfetas con su Ferrari. Ahora, que podrá decirse, empleando un léxico distinto, para elogiar la encomiástica actuación de Pepe González!...
 Pepe González, tu triunfo es el triunfo de los que saben luchar y esperar sin desmayos; de los que lejos de amilanarse ante un fracaso se multiplican en sus esfuerzos y, de los que llegados a la ansiada meta del ideal, sin inmutarse por la altura del pedestal, siguen por la misma senda, como los hijos del Destino, en su largo e incesante camino. Por eso, el pueblo ha estado de fiesta, echó sus campanas al aire y las bombas atronaron  el cielo cuando la radio dijo que habías llegado triunfal, en una hazaña sin igual.
Muchas gracias, por lo que en honor de coopuebleros nos  alcanza y por lo que, para grandeza del deporte de la patria has hecho, Pepe González.”

Clasificación Gran Premio de Inglaterra, 90 vueltas (423km) -los cinco primeros-
1. José Froilán González (Ferrari 375) 2h.42m.18s2 a 154,673 km/h.
2. Juan Manuel Fangio (Alfa Romeo 159) 2h.43m.09s2
3. Luigi Villoresi (Ferrari 375)a 2 vtas.
4. Felice Bonetto (Alfa Romeo 159) a 3 vtas.
5. Reginald Parnell (B.R.M. MK I V-16) a 5 vtas. 

Foto: cochesclasicosdehoy.com

viernes, 17 de junio de 2016

Luis Di Palma, con el Mini de Gainza Paz

La foto de "El Gráfico" nos muestra a Guillermo Gainza Paz y un jovencísimo Luis Di Palma en los “500 Kilómetros Ciudad de Buenos Aires”, de 1964. Gainza Paz era –por aquel entonces- un habitual protagonista del Turismo Mejorado, anexo “J”. Primero con DKW, luego con un Morris Cooper S.

Luis Di Palma lucía en su currículum vitae una decena de carreras en Turismo Carretera, con un sorprendente triunfo en sus pagos y un talento conductivo excepcional. Antecedentes que Gainza Paz debe haber tenido en cuenta para compartir con Luis la conducción de su auto en una carrera especial. A juzgar por los resultados, hasta que un problema en el embrague del Morris los dejó fuera de carrera, la suya fue una decisión acertada. Para refrendar lo comentado, rescatamos de “Coche a la Vista”, de agosto de 1964, algunos párrafos sobre la actuación del binomio: 

“Desde el vamos, la carrera fue capitalizada por dos autos: el Alfa Romeo Giulia que pilotearon Néstor Salerno y su dueño, el volante uruguayo Diego Fernández Aicardi,  y el pequeño Morris Mini Cooper, que hizo maravillas en las manos de Guillermo Gainza Paz y el pibe Luis Di Palma. Fue la lucha de David contra Goliath rediviva en forma automovilística Detrás de las dos máquinas (la Giulia era candidata en los comentarios entre la gente del ambiente) se colocó el binomio Álzaga-Álvaro, con una Giulietta, y otro coche de la misma marca a la rueda, el de Sauce-Villanueva (…)”.
“La cosa se puso linda cuando al detenerse a cambiar piloto la Giulia, asumió el control  el Morris con Di Palma al volante. Fueron muchas las vueltas con el pequeño coche crema en la punta y el Alfa tratándose de acercarse para quemar ventajas y aprovecharlas cuando se detuviera el auto inglés (tenía que hacerlo reglamentariamente). Sin embargo, antes éste se quedó sin embrague y fue a los boxes y se acabó la lucha ganando el Giulia por un campo.”  
A pesar de su retiro de la competencia, por los problemas mecánicos apuntados, Gainza Paz-Di Palma clasificaron 5º en la categoría “C”, a 18 vueltas del primero.




“500 Kilómetros Ciudad de Buenos Aires”, 19 de julio de 1964. 
Circuito de 5,887 km  (autódromo y un tramo de la avenida General Paz, hasta el puente la Noria).
Participantes: 55 coches.

Ganadores por categorías:

“A” Boschi-Lozada (B.M.W) a 115,243 km/h.
“B” Perkins-Mieres (Renault Gordini) 4h01m52s6/10, a 115,366 km/h.
“C” Formisano-Vessuri (Auto Unión) 4h00m54s1/10, a 117,316 km/h.
“D” Fernández-Salerno (Alfa Romeo Giulia) 3h59m57s1/10, a 125,123 km/h. 
“E” Mayol-Abate (Peugeot 404) , 4h02m15s1/10 a 109,355 km/h.














Fotos: Coche a la Vista, El Gráfico, e historiadeltc.com.ar 


viernes, 13 de mayo de 2016

Del álbum del abuelo


Siempre resulta interesante sumergirse entre viejas revistas o recortes automovilísticos, más allá del estado de conservación que presenten. El buscador de sorpresas puede hallar temas interesantes, de un automovilismo que "ya fue". Palabrita muy usual en el lenguaje de los más jóvenes.  En el primer caso, Un Gráfico de 1940 que llegó a deautosmotivo gracias a la gentileza de Hugo Bustos, incansable explorador de libros y revistas de tiempos pasados.
En El Gráfico encontramos una nota referida a don Ángel Lo Valvo, primer campeón Turismo Carretera, en el lejano 1939. A continuación, unas grageas homeopáticas…
   
Lo Valvo futbolista
Ángel Lo Valvo nació en Arrecifes, el 8 de diciembre de 1907. Su primer deporte fue el fútbol, que practicó en los ocho años que estuvo en el colegio y lo hizo bastante bien. De haber seguido esas prácticas, habría llegado a destacarse. Tal es su propia impresión. Abandonó el colegio y el fútbol y nunca vio un partido. Desde jovencito le gustó el automovilismo, en lo que influyó el ambiente favorable de Arrecifes, que siempre se caracterizó por esa predilección deportiva.

La cupé de Lo Valvo
En sus días de conscriptos era poseedor de una voituret a la cual le llamaba "la atorranta" y con la que corría carreras contra todos los que encontraba en los caminos, especialmente entre Arrecifes y San Nicolás, pues servía a la patria en esta ciudad últimamente nombrada. 

Ahora, del libro Medio Siglo de Automovilismo Argentino, de Ricardo Lorenzo “Borocotó”, Editorial Atlántida S.A. 1953. 

Raúl Riganti y el caballo tuerto
“Con el acompañante Universo Seibane tenemos un sistema: yo miro cerca para eludir los pozos y él mira lejos. Si encuentra alguna dificultad me da un toquecito en la espalda y yo levanto la vista. Así al regreso, y cuando por cerca de Arrecifes ya habíamos entrado en un largo terraplén sentí que Seibane me tocaba. Levanté la vista y vi un caballo atravesado en medio del puente. Miré para los costados y comprendí que no podíamos tirarnos al pedregal. Equivalía a quedar allí. Frenos ya no teníamos.  Era el caso de levantar el acelerador y confiar. Si tocaba el freno, con seguridad que estaría desajustado y allí, en el terraplén, una coleada equivalía a caer al costado. Miré a mi acompañante, que confiaba en mí, y hasta creo que le dije sin que me oyera: ‘¡Linda figura vas a hacer vos!’ Y seguí. Ya muy cerquita, y cuando pensaba en el inminente golpe contra el caballo, tuve la rara fortuna que éste se pusiera de costado y comenzara a galopar en la dirección que llevábamos. ¡Qué suerte! Pude respirar hondo y hasta mirar al caballo. Vi que era tuerto, y le dije: ‘Tenías que ser tuerto para ser desconfiado’”
Raúl la contaba así. Nosotros (Ricardo Lorenzo “Borocotó”) le hicimos alguna poda; si usted quiere, lector, siga podando; pero no se olvide que el asunto tiene gracia. Hasta con aquello de “¡Linda figura vas a hacer vos!”, como si Raúl no estuviera corriendo el mismo riesgo de su compañero. En cuanto a lo de ver un caballo tuerto en plena carrera…, déjelo así. No lo corte. ¿No ve que si lo corta desaparece la gracia?  

Bucci y la aerodinámica
Domingo Bucci que había sido segundo con su Hudson “Bestium” detrás de Malcolm, corrió a esta (500 Millas de Rafaela) de 1928 con su máquina ya más aligerada y provista de una carrocería con fuselaje. Estudioso como siempre, Mingo estuvo buscando con paciencia las líneas de menor resistencia al aire y en algunos ensayos lo acompañó su propia esposa, arrojando ésta trozos de papel para deslizar por la cola del coche a fin de comprobar si se producía el vacío tras ella. Si los papeles acompañaban la marcha es porque el vacío se originaba y eso indicaba que las líneas del fuselaje no eran perfectas; en el caso de que los papeles fueran quedando el éxito se había logrado. Así realizó Bucci los experimentos a la búsqueda de la menor resistencia al aire.  
Froilán y Bernardo

José Froilán González recogió una herencia arrecifeña en donde su tío Julio Pérez dejó un magnifico sedimento, y luego contó con Bernardo Pérez, el que corriera con el seudónimo de Pierre Loti y que llegó a ser el mecánico del equipo argentino que realizó, con lógicas variantes, estupendas campañas en el Viejo Mundo. Tiene Bernardo en su poder un regalo que lo distingue: el reloj que le obsequiara el señor Enzo Ferrari por su colaboración en las dos resonantes victorias que con la Ferrari de dos litros con compresor conquistara Froilán en nuestro circuito de la Costanera Norte frente a las Mercedes-Benz de tres litros. 

Fotos: El Gráfico, petitmuseo.com.ar, historiatc.com.ar, revista La Nación Historia del automovilismo argentino, Ricardo Ordoñez.

sábado, 9 de abril de 2016

Días de lluvia

 Con fotografías de la página web: historiasdeltc.com.ar, deautosmotivo recrea dos de las más excitantes y sacrificadas jornadas del TC de los ’60. De aquel TC de rutas y caminos de tierra. De luchas contra la naturaleza, la mecánica y el reloj.

Arriba; el Chevrolet de Marcos Ciani en acción. El Sapito de Venado Tuerto conseguía su cuarta victoria en la Vuelta de Santa Fe, el 2 de abril de 1961. Completar  964 kilómetros de carrera le demandó 7h44m19s, a 124,446 de promedio.
En la misma carrera, Sandokán (Néstor Marincovich), su acompañante: Roberto Aguirrre, y solícitos colaboradores del público luchan para sacar de su incómoda posición al Chevrolet del arrecifeño. En la foto de abajo: El 16 de Antonio Ferrer (9º), el 6 de Sandokán (7º) y otro auto en el fangal de Santa Fe. Al costado del camino el tractor abandonado forma parte del paisaje. Sólo 16, de los 42 protagonistas que largaron, llegaron al final.

Oscar Gálvez (Ford) recibe el banderazo final. Será el último triunfo del Aguilucho. El 16 de setiembre de 1962 en Salto. Prueba de las dificultades que enfrentaron lo 29 protagonistas es el promedio de 124,044 km/h, Abajo: su hermano Juan marcha camino al tercer puesto.

 En el "famoso" puente del Tatay Carlos Pairetti (abandonó) precede a Juan Gálvez.
Carlos Menditeguy, notable deportista, abandonó sobre el final, luego de un roce con Juan Gálvez. Sólo 8, de los 29 que iniciaron la carrera, arribaron al final. Estampas de otros tiempos."De otro automovilismo", como el nombre del programa del recordado Alfredo Parga.

miércoles, 23 de marzo de 2016

Juan Carlos Machado, también aceleró un TC

Quizás este arrecifeño, como tantos otros, soñaba con empuñar el volante de un Turismo Carretera. La oportunidad llegó cuando los ímpetus juveniles habían pasado, pero la pasión se mantenía inalterable.

En 1963 la situación económica de Juan Carlos Machado le permitió una "travesura". Separó unos pesos del comercio (Florería) y viajó hasta Rosario, para alquilarle el Ford a Lorenzo Carlos Martini. La intención: participar en la 2a Vuelta de Salto.

El auto llegó a Arrecifes en los días previos a la carrera. El entusiasmo del novel piloto y sus amigos era inmenso. "Cocho" Cornelis, amigo de toda la vida, sería el acompañante. Por ranking les tocó el número 67, sobre 72 anotados.

El domingo 30 de junio, la colorida y veloz caravana arrancó con el N° 1 de los imbatibles hermanos Emiliozzi, quienes poco después de mediodía sumaban su cuarto triunfo consecutivo. Machado largó en el puesto 51, 16 anotados que le precedían en la lista no se presentaron al banderazo inicial.


En carrera, completó la primera vuelta en el puesto 33 -dato que agradecemos al amigo Ernesto Sandonato con sus imprescindibles estadísticas-. Un engranaje de distribución dejó de a pie a Machado y Cornelis antes de cerrar la 2a vuelta en Salto.

De todas maneras, para Juan Carlos Machado quedaron los comentarios, las anécdotas y el sueño cumplido: haber acelerado un Turismo Carretera.


Los amigos


Frente a la florería, Machado apoyado en la puerta del 67 y con la compañía de amigos y vecinos. Agachado, de gorra y campera oscura Cornelis, el acompañante.

Con la familia

 Ahora sí, piloto y copiloto en sus respectivos lugares

En carrera...

Fotos: familia Machado y Fernando Maggi.

martes, 9 de febrero de 2016

Pairetti, "Espartaco", Di Palma, Marincovich y Canapino...

Sin pretender la rigurosidad de las estadísticas o efemérides, deautosmotivo recrea algunos acontecimientos de los pilotos arrecifeños acaecidos en febrero…

 
En la foto de la izquierda: Pairetti listo para largar. En la derecha: Supervisando el cambio de motor

6 de febrero de 1966: Carlos Pairetti (Alpine A270/Renault R8/Mignotet, del equipo Société des Automobiles Alpine) finaliza 10° en el autódromo "San Martín", de Mendoza. Una semana más tarde, arriba 7° en el circuito callejero del Golf Club de Mar del Plata. La Temporada Internacional de F3 constaba de cuatro fechas: dos en enero y dos en febrero. En Buenos Aires Pairetti terminó 8° y abandonó en el Parque Independencia, de Rosario.

“Carlos Pairetti, discutido siempre por su condición de piloto desprolijo y alocado, cumplió sensatamente y sin cometer errores. No contó con posibilidades mecánicas, ya que su Alpine tenía menor potencia todavía que el de sus compañeros Grandsire y Bianchi. Por otra parte, correr invitado en un equipo extranjero no es sencillo. Hay mucho compañerismo mientras no haya que dar repuestos. Allí empiezan los problemas. Pero Pairetti cumplió honradamente con los aficionados que lo admiran, porque no especula nunca: ni en TC ni en F-3”. Juan Carlos Pérez Loizeu y su análisis de la Temporada Internacional de F3, en El Gráfico.

20 de febrero 1966: "Espartaco" Mario Romeo Litardo (De Carlo) finaliza 2° en la categoría "A" (hasta 700cc) de Turismo Mejorado, en el circuito trazado en las calles de San Pedro, provincia de Buenos Aires. Ganó Juan Carlos Gallo (De Carlo).

 "Como es costumbre, la categoría más numerosa fue la que reúne a los pequeños gigantes de 700cc. Como los anotados eran más de doce, se decidió hacer dos series de diez vueltas y una final a veinte con los doce mejor clasificados de ambas series. La medida fue buena, ya que a pesar de tener 2.186 metros de extensión, la calzada no es ancha como para permitir estar muy cerca del asfalto, cosa que invita a los corredores a tener todos los cables conectados", escribía Roberto Carozzo en El Gráfico.



20 de febrero de 1966: Luis Di Palma finaliza 3° en la Vuelta de Firmat con un motor Valiant Slant Six sobre su cupé Chevrolet. En la misma carrera, Carlos Marincovich se accidentaba al seguir de largo en una de las curvas del circuito. Tanto él como su acompañante Domingo Visciarelli salieron con lesiones leves del encontronazo contra un camión que estaba estacionado al costado del camino.

Di Palma dobla a lo Di Palma,
Marincovich recibe ayuda...

Una pincelada de Juan Carlos Pérez Lizeau (El Gráfico), sobre Luis Di Palma:

Antes de comenzar la carrera Di Palma nos dijo: “Hice una tiradita con Galluzzo: me pasó como un poste. Con el auto no pasa nada”. Le preguntamos sobre el apoyo de Chrysler. “Y, me dieron todo. Si no, ¿cómo corro? Mirá, éste es todo mi capital”, dijo, mientras sacaba del bolsillo 6 pesos. Y después nos hizo probar unos anteojos de cristal amarillo. Deslumbraban. “Los voy a probar en la tierra”, señaló. Finalmente debe haber quedado satisfecho con el auto y con los anteojos: fue tercero. 


23 de febrero de 1986: último triunfo de Luis Di Palma (Dodge 1500) en TC 2000. Ganó en Balcarce escoltado por Alfredo Pisandelli y Silvio Oltra. Un jovencísimo Alberto Canapino integraba el equipo de Luis.

"Yo, a fines del 85, le había anunciado a la gente de Volkswagen que me retiraba. Que no iba a correr más. No sólo con ellos, sino en ninguna categoría. Que me retiraba momentáneamente, porque estaba dedicado a la fabricación de los ultralivianos.” Pero, en realidad, no era éste el único motivo para el momentáneo alejamiento de Di Palma del automovilismo y así lo reflejaba años más tarde: "Estamos en desventaja respecto a los otros autos que están corriendo. Esperemos que termine el año 86, que cambie el reglamento y después veremos. Sin embargo, Carlos Akel, presidente del TC 2000, se reúne con la gente de Volkswagen y le ofrece 'algo' como para estar más cerca de la punta. Se habló mucho, y un día martes en una nueva reunión, en la cual estuve presente, les dice que consigue que los VW corran con 900 kilos de peso. Nosotros estábamos corriendo con 950. El mínimo era 1.000. Además, podríamos usar un canalizador de aire y spoilers de la medida de los que utilizaban los Ford Sierra y la suspensión independiente, que ya nos habían dado el año anterior."
"Me tomé unos días para estudiar el caso y volví a la fábrica. Pedí un casco nuevo, apoyo y tres carreras de plazo.  Me lo llevé a Arrecifes y comenzamos a trabajar. Teníamos muy pocos días para la primera carrera. Llegamos justo para clasificar." Extracto de una charla de Luis Di Palma con Oscar Giacone y el autor de la nota.  Parte de un libro a publicar…

Fotos: El Gráfico, libro de Carlos Pairetti, historiatc.com.ar, clubdel1500.com.ar y f1-web.com.ar

martes, 26 de enero de 2016

Dos fotos: un recuerdo

Dos fotos, dos momentos de una carrera y el mismo protagonista: Néstor Marincovich "Sandokán".

En la primera, el Chevrolet Nº 13 transita el hermoso paisaje en las serranías cordobesa, escenario de la Vuelta de Carlos Paz, primera fecha del torneo de 1961.

En la siguiente, Roberto Aguirre recibe el aro con información. Cambió el paisaje y su entorno: ripio y menos vegetación y la presencia de público en un costado del camino. 
  

Desde el inicio de la carrera, “Sandokán” se mantuvo en las posiciones de privilegio revelando su ductilidad conductiva en cualquier terreno y la performance mecánica de Bernardo Pérez. Finalizó en la cuarta posición, detrás de Cabalén, Risatti y Caparrós, con un neto de 3h14m38s (90,6 km/h).

Néstor Marincovich iniciaba así su última temporada automovilística. Cinco meses más tarde (25 de junio) perdería la vida en un accidente de tránsito en cercanías de San Pedro, provincia de Buenos Aires.

Datos

22 de enero de 1961

Organizador: Club Atlético Villa Carlos Paz.

Circuito: “Onofre Marimón”

“El circuito era el itinerario conocido desde 1959, denominado ‘Onofre Marimón’ el más difícil desde el punto de vista conductivo que contiene el calendario argentino (…)”, escribía Federico Kirbus, en El Gráfico

Recorrido:
Villa Carlos Paz, Villa Allende, Pan de Azúcar, Cosquín, Santa María y regreso a Villa Carlos Paz, con un total 98,1 km.

Este circuito se debía recorrer en tres oportunidades, para totalizar 294 kilómetros.

Orden de largada: pruebas de clasificación, del día sábado en un circuito de 1.800 metros. 

Los diez primeros de la clasificación general

1. Oscar Cabalén (Ford) 3h.8m.55s. a 98,100 km/h
2. Jesús Ricardo Risatti (Ford) 3h.12m.33s. 
3. Raimundo Caparros (Chevrolet ) 3h.13m.35s.
4. Néstor Marincovich (Chevrolet) 3h.14m.38s.
5. Héctor Ninona (Ford) 3h.16m.19s.
6. Manuel Martinian (Chevrolet ) 3h.21m.01s.
7. Adrián Villegas (Chevrolet) 3h.24m.03s.
8. Julio César Castelani (Ford V8) 3h.35m.09s.
9. Angel Meunier (Chevrolet ) 3h.29m.09s.
10. Luis Ostán (Ford V8) 3h. 21m.35s.

Largaron: 23 – arribaron: 18

Fotos: historiadeltc.com.ar

sábado, 16 de enero de 2016

La magia de la radio en el automovilismo

Influenciado por la maratónica trasmisión de Campeones (AM 630  Radio Rivadavia) del Dakar 2016: con móviles, llamados del avión, estudios centrales y toda la magia de la radio. DEAUTOSMOTIVO recrea una "perlita" de la emisión del X Gran Premio Internacional de Turismo de 1966 en Radio Libertadcon el equipo “Emoción en las Rutas”. 

Gracias al archivo de Juan Miguel Casco, integrante del binomio "Casco-García", que participó con el Renault Gordini N° 342, llegó hasta nosotros la  sorprendente iniciativa de Emoción en las Rutas, que entregó a cada participante una cartilla con códigos de señales: “para facilitar la información y satisfacer de inmediato cualquier pedido de auxilio”. Por otra parte, en la hoja también señalaban que:

“Los PUESTOS MOVILES tendrán un cartel indicador de EMOCION EN LAS RUTAS, 200 metros antes.
“Arroje allí un papel con su problema y dicho mensaje tendrá preferente atención.
“Este pequeño sacrificio redunda en beneficio tranquilidad de sus familiares y amigos.”
EMOCIÓN EN LAS RUTAS

Códigos… (impresos en la cartilla)

ACEITE……………...Copiloto: Señal de comer y mostrar lata.
AGUA……………. ... Copiloto: Señal de beber y mostrando bidón
ABANDONO…...... ...Ambos: Parados al lado del coche estacionado en lugar bien visible.
BOMBA DE AGUA...Copiloto: Señal de bombeo.
BOMBA DE NAFTA..Piloto: Señal de bombeo.
CAJA………………....Piloto. Coche detenido y brazos en alto.
DIFERENCIAL………Piloto: Tocar la rueda trasera.
EMBRAGUE…………Piloto: Brazo afuera en posición hacia abajo, tocando la puerta varias veces.
ENCENDIDO………..Copiloto: Manos juntas afuera de la ventanilla.
FRENOS……………  Copiloto: Brazo afuera en posición hacia abajo, tocando la puerta varias veces.
GOMA DE AUXILIO..Copiloto: Brazo sacado por la ventanilla en alto.
NAFTA……………… Piloto: Señal de beber mostrando bidón
RADIADOR………… Piloto: Tomarse el casco con ambas manos.
TREN DELANTEROCopiloto: Brazos cruzados.

Publicidad de la época 

Radio Libertad 
¡Hay que estar en la carrera!
El próximo domingo 2 deoctubre, desde las 7.30
Vuelta de Pehuajó
en el relato palpitante y el comentario sagaz del consagrado equipo de "Emoción en las Rutas"
Tito Rebagliati, Oscar Cañete Blasco, Eduardo Perez Trigas, José Antonio Calabrese, Jorge Aliaga, Luis García del Soto, Roberto Bo, Anselmo Lamarque, Ernesto Vietta, Julio Cazón y Darío Rinaldi. (magicasruinas.com.ar).




Fotos: www.magicasruinas.com.ar y Bellido y el
agradecimiento a Juan Gustavo Casco por facilitarnos la carpeta de su padre.

jueves, 26 de noviembre de 2015

95 triunfos de pilotos arrecifeños en Turismo Carretera


Ángel Lo Valvo y Antonio Spampinato
                                          
CARLOS PAIRETTI, 22 
(Mar del Plata, Tres Arroyos y GP de 1963; S. A. Areco, 64; 500 Millas, 64; Carlos Paz, 65 –Volvo-; Carlos Paz, 65; Rojas, 66; Pergamino, 66; GP de 1966; Hughes, 67; Olavarría, 67; Lobería-Balcarce, 68; Córdoba, 68; 250 Km de Córdoba, 68; Bs. Aires, 68; Bs. Aires, 68; Bs. Aires, 69; San Nicolás, 69 –Chevrolet-; Hughes, 71; Córdoba, 71 –Ford-; Mendoza, 78 –Dodge 1500-).
Por marcas: Chevrolet, 18; Ford, 2; Volvo, 1; Dodge, 1.

RUBEN LUIS DI PALMA, 20
(Arrecifes 64; Salto, 64; Bs. Aires, 65–Chevrolet-, Bs. Aires, 66 –Valiant-; Junín, 67 C. Rivadavia, 69; Allen, 70; Córdoba, 70; Córdoba, 70; Bragado, 70; Chivilcoy, 70; Salta, 70; GP de 1970; Vta. del Norte, 71; La Cumbre, 71; 25 de Mayo, 71; Vta. de la Montaña, 71; 500 Millas Mercedinas, 75 –Torino-; Rafaela, 96 –Chevrolet-; Bs. Aires, 98 –Ford-)
Por marcas: Torino, 14; Chevrolet, 4; Dodge, 1; Ford, 1.

MARCOS DI PALMA, 11 
(La Plata, 99; Bs. Aires, 99; M. de Ajó, 00; Rafaela, 00; N. de Julio, 01; La Plata, 0l; La Plata, 02; Río Cuarto, 02; N. de Julio, 04; N. de Julio, 05 –Chevrolet-; Paraná II, 06 –Torino-)
Por marcas: Chevrolet, 10; Torino, 1.

CARLOS MARINCOVICH, 10
(Bs. Aires, 66; Bs. Aires, 68; Rafaela, 68 – Chevrolet-; S. Juan, 71; GP de 1971 –Torino-; Chacabuco, 72; Viedma, 73; 25 de Mayo, 74 ; B. Blanca, 75; 25 de Mayo, 76; –Chevrolet-)
Por marcas: Chevrolet, 8; Torino, 2.

NORBERTO FONTANA, 10 
(Río Cuarto, 04; La Plata y Río Gallegos, 04; Paraná y La Plata, 06 – N. de Julio 07 Rafaela 09 -Dodge-); Posadas y Junín 12; Río Gallegos 15 (Torino).

JOSE LUIS DI PALMA, 5 
(Olavarría, 98; Rafaela, 00; Olavarría, 01; Trelew, 02; –Chevrolet-; N. de Julio, 06 –Dodge-)
Por marcas: Chevrolet, 4; Dodge, 1.

PATRICIO DI PALMA, 5 
(Bs. As, 96; –Chevrolet-; Bs. Aires, 03; Bs. Aires, 04; Río Gallegos, 06 – San Luis, 07 - Torino-)
Por marcas: Torino, 4; Chevrolet, 1.

AGUSTÍN CANAPINO, 5
(Bs. Aires, 2010, Mar de Ajó 2011 y 13, Junín 2014, TRH 2015-Chevrolet-).

NESTOR JESUS GARCIA VEIGA, 2 
(Salta, 71; Salto, 71 –Chevrolet-).

ANGEL LO VALVO, 2 
(GP de 1937; GP de 1939 – Ford-).

JOSITO DI PALMA, 2 
(Olavarría, 2014; C. Rivadavia 2015).

NESTOR MARINCOVICH, 1 
(Nueve de Julio, 1960 –Chevrolet-).


                   Josito Di Palma


El aporte de Chelo Tártara:

Estimado Raúl. Para mi hay un histórico error que se viene arrastrando, respecto a los ganadores de TC, con distintas marcas . Creo que , Luisito NO ganó con Dodge, ya que ese triunfo que se le computa con el Slant Six, lo hizo en el chasis Chevrolet 38, y los triunfos en "los hibridos" ( según el RDA del ACA, que depende de la FIA) les corresponden a los chasis y NO a los motores, como en la F1 viste?. O sin ir mas lejos Fontana y/o Josito ganaron con Torino y NO con Cherokee. Aclaro que soy el hincha #1 de Luis, pero por el contrario explico, y para orgullo de los Arrecifeños, que los triunfos de "Il Matto", serian con 6 marcas distintas: Chevrolet (Cupecita) , Volvo, Ford (Falcon de Herceg), Dodge (1500) , Torino (la Ika-Liebre III- Chevrolet de los triunfos de Bs. As. y San Nicolas 1969) y Plymouth Barracauda, ya que "El Barracuda" era un Plymouth. Estimo que es hora de homenajear a "Il Matto" , ya que nunca habrá un piloto en la historia que lo pueda igualar con el record de haber ganado con 6 marcas distintas en el TC. Un abrazo

Fotos de los facebook de Ángel Lo Valvo (h) y del de Josito Di Palma.

sábado, 21 de noviembre de 2015

Listas del TC...

Las listas, tan de moda en este momento político de nuestro país, también tienen un lugar preponderante en el automovilismo nacional. Inclusive desde los inicios del deporte motor. 


Deautosmotivo se refiere a una lista en especial: correspondiente a la I Vuelta de Salto, 17a fecha del año, carrera Nº 278 del historial del TC –según la pormenorizada estadística de www.turismocarretera.com.ar

El espectador que en sus manos tuvo esta lista fue un atento observador de los acontecimientos de aquel domingo 16 de setiembre de 1962. Pruebas al canto: No sólo intentó individualizar a cada uno de los participantes, sino que nos sorprenderá con otros apuntes de los 29 protagonistas  que se  animaron a vencer las dificultades de un día desapacible por copiosas lluvias, tramos de tierra convertidos en lodazales, pavimento de sólo tres metros de ancho, entre Arrecifes y Carmen de Areco. Algunos de los peligros que redujeron notablemente la nómina de 63 inscriptos.


Entre los anotados que decidieron esperar una próxima cita del TC se encontraban prominentes figuras de la categoría, como  Dante Emiliozzi, Armando J. Ríos, Ángel Meunier, Atilio Larrea y  Marcos Ciani que decidió postergar el debut de su prolijo Dodge, antes que arriesgarlo en un escenario poco propicio. 

Nuestro protagonista, como aquellos lectores que subrayan o escriben al margen en las páginas de sus libros, hizo lo propio con su lista. Por ejemplo: “promedio de la 1ª vuelta Pairetti en arrecifes (sic) 176”. Sobre el margen izquierdo agregó: “26 paró pero siguió” (NA: Francisco Giordano), “51 se metió en la banquina pero (ilegible)” (NA: Anacleto Piñeyro).


 Llega el "Aguilucho", será su última victoria.

El 10 de Críspulo Villanueva, segundo.

 Pairetti y Juan Gálvez en el Tatay


Por otra parte, este minucioso observador de la realidad,  además de anotar el orden de paso de cada participante durante las cinco vueltas estipuladas, no dejó escapar otros detalles: “no se veían los números por el barro”.

Peduzzi, el único Chevrolet clasificado.










El dorso de la lista destaca la adhesión del comercio  que prestó su colaboración en pesos para imprimir la nómina: Bar Plaza, santuario tuerca del automovilismo arrecifeño de aquellos años, de Hanley Hermanos y Regueira. Uno de los socios era Adén Valentín Hanley, más conocido por Tito, que por aquel entonces alternaba entre comandas y herramientas, pero que poco después recalaría definitivamente en el automovilismo con Luis Di Palma.

Ahora, para enriquecer el informe de la I Vuelta de Salto, citamos los 8 protagonistas que arribaron al final de la carrera: 559 km750 m. 

1. Oscar Gálvez (Ford) 4h30m45s0 a 124,044 km/h; 2. Críspulo Villanueva (Ford) 4h37m25s4; 3. Juan Gálvez (Ford) 4h40m18s6; 4. Norberto Palagani (Ford) 4h41m02s; 5. Félix Peduzzi (Chevrolet) 4h50m21s; 6. Juan Favuto (Ford) 5h47m01s; 7. Francisco Giordano (Ford) 6h01m32s; 8. Nello Marsilli (Ford) 6h03m26s.6. 
  
Fotos: historiatc.com.ar. Agradecimiento a Jorge Carbonaro, que entre sus recuerdos acuñaba esta lista de inscriptos.