domingo, 22 de diciembre de 2019

TC en estado puro

IV Vuelta de Arrecifes, 1962
El Chevrolet de Jorge Aguirre en la "Clida", típica curva lenta, casi un retome. El piloto observa el accionar de su acompañante, Ovidio Tintorelli, presto a recibir una lata de aceite de manos de Horacio Bintureira. Completan la escena: el policía, un auxilio de otro protagonista y –casi tapado por el auto- un fotógrafo que tal vez captó otra imagen, pero no desatendió el paso del N° 53. También acompaña la imagen parte del edificio de la fábrica (hoy la Gauchita) que le daba el nombre a la curva.


Otra foto de Arrecifes, 1962: Preciso instante en el que se pone en marcha "El Troyano", seudónimo bajo el que se escudaba Fernando Risso, con el Ford alquilado a Juan Carlos Garavaglia. El periodista Carlos del Valle, pergaminense como Tintorelli, fue el acompañante de Risso,  En la cuarta vuelta, la caja los dejó fuera de carrera.


 

1958: debajo de una frondosa arboleda, rodeado por un grupo de amigos, Néstor Marincovich aguarda el inicio de la Vuelta de Hughes (de izquierda a derecha) Carlos y Néstor Marincovich, Carlos Pairetti, Héctor Aurtenechea, Pablo de Zavaleta, Ernesto Gámbaro, Roberto Aguirre y Roma. Carrera que significaría el debut de Aguirre como acompañante. La experiencia duró poco: "Habíamos clasificado 8°, pero en carrera creo que no llegamos a hacer ni 1000 metros, se cortó una biela"recordaba el Ñato.


Como “Todo tiene que ver con todo”, frase que acuñara el periodista Pancho Ibañez en "El Deporte y el Hombre”, es interesante rescatar de estos documentos fotográficos la trayectoria que marcaron algunos de estos protagonistas a sus descendientes o amigos: Jorge Aguirre es el papá de Gastón y abuelo de Valentín. Ante la muerte de Néstor Marincovich, Carlos Pairetti fue su sucesor en el veloz Chevrolet que preparaba Bernardo Pérez. Carlos, sobrino de Néstor, también fue un destacado piloto del automovilismo argentino. El Ñato Aguirre años más tarde acompañó a Pairetti y luego a Luis Di Palma. “TC EN ESTADO PURO”

Fotos gentileza de Carlos Marincovich y Museo y Archivo Histórico de Arrecifes 

1 comentario:

Unknown dijo...

LA TECNOLOGÍA BARRIO CON TODO, YA NO ES UNA COMPETENCIA ENTRE PERSONAS